Los servicios de teleasistencia y telemedicina utilizan la tecnología para ayudar a las personas discapacitadas o ancianas a vivir independientemente en sus casas y le proporciona a usted, el cuidador, la tranquilidad de saber que ellos están bien y a “salvo”.

La teleasistencia consiste en la instalación de discretos sensores por la casa que puede detectar si hay algún problema, como un escape de gas o fuego, o si la persona a la que cuida tiene un problema y necesita  ayuda. O usted o el centro de seguimiento pueden ser alertados.

La telemedicina es una manera de supervisar la salud de una persona a distancia, a través de un equipo que tienen en casa. La información se envía a un proveedor de salud, como su médico  por internet, (o por ADSL o por conexión telefónica). La telemedicina puede supervisar enfermedades como el asma, insuficiencia cardíaca, diabetes, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (COPD) derrame cerebral e hipertensión.

El propósito de la teleasistencia no es reemplazarle a usted como cuidador, sino permitirle dejar la casa, o poder dormir tranquilamente, con la tranquilidad que usted será informado si se da alguna emergencia. De hecho en un informe reciente de Carers UK[1] y Tunstall Healthcare[2] , se dice que más del 60% de los cuidadores encuestados dicen que las soluciones de teleasistencia o telemedicina les han proporcionado tranquilidad como cuidador, y uno de cada ocho cuidadores dicen que les ha ayudado a quedarse en sus trabajos o, incluso volver  a trabajar. Otros beneficios de la teleasistencia para los cuidadores incluyen:

 

  • Menos estrés y preocupación- tranquilidad en cuanto a la persona que se está cuidando.
  • Una gran sensación de libertad, sabiendo que será alertado si hubiera cualquier problema con la persona que está cuidando.
  • Mejor sueño y más oportunidades de relajarse y seguir con sus intereses y hobbies.

 

Los siguientes son ejemplos de artículos utilizados para cambiar la vida de los cuidadores y de aquellos a los que cuidan.  Por supuesto que los sensores por si solos no son una solución, pero cuando están asociados a un centro de seguimiento y respuesta, pueden ofrecer la tranquilidad de saber que  personal cualificado para gestionar este tipo de alertas  organizará la respuesta acordada:

 

Detectores de agua y de humo. Además de detectar inundaciones o humo, estos sensores activan una alarma que se escuchará in situ,  además de avisar al cuidador o al centro de seguimiento.

Detectores de gas y válvula de cierre. Este sensor detecta la presencia de monóxido de carbono y gas natural y activo una alarma en el centro de seguimiento o para el cuidador. Si hace falta, puede cerrar el suministro de gas automáticamente, haciendo el ambiente seguro antes de que alguien entre.

Sensor de epilepsia. Este sensor se instala debajo de un colchón de espuma y la sábana para controlar los signos vitales como el ritmo cardíaco, y activa una alarma si hay convulsiones.

– Sensor de utilización de la silla o de la cama. Este sensor cabe debajo del colchón,  en una silla o en una silla de ruedas y alerta al cuidador o al centro de seguimiento si el ocupante deja la cama y no vuelve al cabo de un tiempo estipulado. También puede activar las luces de la casa automáticamente para ayudar a la persona cuidada a encontrar el camino de vuelta más fácilmente.

Detector de caídas. Un pequeño dispositivo, que se  une a la ropa, o un dispositivo para la muñeca, alerta al centro de seguimiento si se detecta una caída importante.

Localizador del hogar Un localizador alerta al cuidador si cualquier sensor se ha activado, cuando esté en casa o en el jardín, en lugar de redirigir la alerta a un centro de seguimiento.

Sensor de salida del hogar. Este sensor notifica al cuidador o al centro de seguimiento si la persona se marcha del edificio en momentos concretos del día o de la noche. También puede detectar si la puerta principal se ha dejado abierta y puede estar conectado a la iluminación exterior para proporcionar protección adicional.

Botón de pánico. Un interruptor que permite a la persona con discapacidad o al adulto vulnerable, activar una alarma si es necesario silenciosa, si temen que un intruso o un malhechor está llamando a la puerta o  intenta tener acceso a su hogar.

 

[1] Carers UK, organización, sin ánimo de lucro, británica que ofrece consejo y apoyo a cuidadores.

[2] Tunstall Healthcare, es un proveedor líder en el mercado de teleasistencia

Equipos como monitores de la presión arterial y medidores de niveles de saturación de oxígeno, se pueden utilizar para tomar lecturas y enviarlas a un profesional sanitario para hacer un seguimiento del estado de salud de la persona con discapacidad.  Si sus lecturas diarias no son normales, el sistema alertará a un profesional sanitario. Esta persona puede ser una enfermera contratada o directamente, su doctor de familia. La persona con discapacidad puede también hablar con el profesional mediante una pantalla si está preocupado por su salud ese mismo día.

Los beneficios de la telemedicina para la persona que está cuidando son:

 

  • Menos hospitalizaciones
  • Mejor calidad de vida
  • Menor costo sanitario a largo plazo
  • Mejores resultados sanitarios

 

“Tengo sensores de presión arterial y de pulsaciones;  medidor de glucosa….. Esta tecnología ayudó a salvar la vida de mi madre, cuando tuvo problemas de corazón” Cuidadora, de Informe de Cuidadores y Teleasistencia (en inglés)

Permiso por

CARERS UK – The voice of carers.Visite la Web...